Cromatismes

Cromatismos surge de la obsesión por la luz y la necesidad de plasmarla. Y a la vez responde a la necesidad de contraer un vínculo entre lo material y lo imaginario. La tierra es lo matérico y a través de la semilla, que nace de ella, descubrimos la fragancia de los colores. Es un círculo de eterno retorno.

La intención es generar una empatía con el espectador a través de un objeto tan cotidiano como un plato. De ahí surge uno de los actos más primitivos del hombre: comer. Como primitiva es la tierra y los frutos que produce. Y el trazo, que junto con la luz produce lo imaginario. Esa mínima expresión del lenguaje visual nos guía conceptualmente hasta el espectro de cada uno de los colores que se representan.